Importancia de la cultura del ahorro en las MiPymes


A nivel global, es importante subrayar la relevancia de las MiPymes para la actividad económica a nivel local, nacional y regional: solo en América Latina y el Caribe, el 99,5% de las empresas somos MiPymes, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Este porcentaje demuestra que la salud financiera de las pequeñas y medianas empresas es de vital importancia por que no sólo formamos parte del tejido comercial y económico de una región o de un país, sino que contribuimos en conformar el grueso de la capacidad laboral y social, por ello es crucial una correcta gestión de las mismas.

¿Qué es la cultural del ahorro empresarial?

“La cultura de ahorro, es tener los elementos cognitivos para aprender a priorizar y darle valor a lo que realmente es importante y aquello de lo que se puede prescindir”, expresó el Lic. Guerin Hernández del Departamento de Servicios Empresariales de la Región Oriente del INTECAP.

Podemos decir entonces que la #culturadelahorro es más que una serie de estrategias que permitan a la organización planificar y controlar los recursos de los que dispone para operar, la cultura del ahorro también incluye el manejo inteligente de estos recursos materiales y económicos, pues radica en la utilización en su máxima potencia y no ser desperdiciados, siendo primordial contar con conciencia y responsabilidad en estos recursos.

Pero ¿Cuál es la realidad de muchas organizaciones?

El control de gastos de la empresa es una meta que todos los líderes de área quieren lograr. Pero la verdad es que incluso las compañías que operan a la vanguardia de la tecnología no son inmunes al gasto descontrolado.

Generalmente, los gastos indirectos son considerados como un componente secundario de los gastos de la empresa. Sus efectos sobre las finanzas suelen no tener la atención que requieren. La realidad es que los gastos indirectos de las empresas, como las compras de servicios digitales (apps de uso eventual, más espacio en la nube, etc.), mantenimiento, reparación de equipo de cómputo, eventos, viáticos, entre otros, pueden llegar a representar hasta el 80% de las compras de la empresa.

¿Cómo lograr el tan anhelado control de gastos para beneficiar el ahorro empresarial? La respuesta está en una cultura del ahorro en la empresa.

La gestión económica de una pequeña y mediana empresa tiene ciertas similitudes con la administración de la economía familiar, incluso con la personal.

Generar una buena cultura de ahorro en la empresa y compartirla con los colaboradores es importante, ya que podrán manejar sus finanzas de una manera más adecuada, que no les genere preocupaciones adicionales y los ayude a eliminar gastos que no sean necesarios para que de esta forma puedan generar un ahorro que a la larga se vuelva una inversión que les brinde beneficios o bien para enfrentar imprevistos e incluso una emergencia.

Principales claves del ahorro

Tener una relación amigable con los recursos financieros, conlleva una sana costumbre de ahorro y esto será una base que nos servirá en lo laboral o para un emprendimiento. Las tres principales claves para desarrollar este tipo de cultura son:

  • Establecer un presupuesto mensual, quincenal y/o anual: Es importante establecer todos los ingresos, gastos, obligaciones, así como designar un monto para ahorro y otro monto para emergencias.

  • Saber administrar: Estar al tanto en qué debes invertir o comprar, para maximizar recursos y tener el factor multiplicador.

  • Ser ejemplo: Crea influencia en el círculo social.

Según los expertos en la materia, los beneficios que se obtienen son:

  • Cubrir imprevistos o extraordinarios

  • No tener deudas

  • Beneficios en compras, ya que se hace al contado

  • Llevar a cabo sueños o proyectos

  • Estabilidad financiera

En las empresas, se logra con el tiempo y el ejemplo, ya que debe darse entre mandos, otro aspecto es el empoderamiento del colaborador que impactará a la organización con sus acciones referente a las políticas empresariales que se tengan. Para implementarla debe tomarse en cuenta: establecerla dentro de la cultura organizacional, difusión normativa, realizar feedback, externar los beneficios y promoverla.

Beneficios/ventajas de la cultura del ahorro

Debemos disfrutar la vida, cambiar nuestra cultura, hacer acciones positivas para trascender en la vida personal y profesional, ser proactivos y propositivos.

Las empresas que se humanizan, es decir que realmente se ocupan por sus colaboradores, son más atractivas para los candidatos, es hora de capitalizar e invertir en mejores prácticas laborales.

Prevengamos y reduzcamos las causas principales de incidencias laborales como son el estrés laboral, que puede desencadenar en enfermedades crónicas degenerativas.

  1. Incrementa la productividad. Los colaboradores que tienen mejor manejo de sus finanzas son más productivos y disfrutan su trabajo.

  2. Fomenta el Bienestar Emocional. El Bienestar Laboral fortalece el compromiso de los colaboradores, previene enfermedades y genera competitividad.

  3. Reduce el estrés laboral. Fomenta la Felicidad en el trabajo, esto implica reducir los incidentes que generan desgaste emocional en los colaboradores, impactando en su productividad.

  4. Fortalece el compromiso. Se una empresa que deje huella positiva en la vida laboral de los colaboradores, cuidando su economía, a través del manejo sano de sus finanzas.

Con estas simples acciones apoyo a que mi empresa tenga un mejor control de sus gastos

  1. Gastemos de forma inteligente. Hacer consciencia de mis gastos dentro de la empresa para reducir o eliminar gastos que no son necesarios. Hacer uso responsable del dinero asignado a viáticos.

  2. Apegarse al presupuesto asignado es no sobrepasar el límite en cada rubro. Cuidar el dinero de la empresa es cuidar mi dinero.

  3. Reservas inteligentes, en lo posible buscar con antelación los vuelos, alojamientos, restaurantes, y demás servicios que utilicemos. No solamente buscando la mejor tarifa sino la más conveniente que no pueda derivar en la generación de más gastos. Un ejemplo claro es que, si me hospedo en un lugar más económico, pero este se encuentra lejos de mi centro de trabajo a la larga puede generar más gastos en tiempo, transporte y otros recursos.

  4. Llevar un control de gastos al día. Los reportes de gastos son indispensables, pero llevarlos de forma adecuada generara múltiples beneficios para la organización, el principal de ellos es que si los gastos se validan según la norma y son aprobados por el líder de proyecto serán deducibles de impuestos, lo que representará en un ahorro significativo.

  5. De igual forma, al generar un reporte de gastos adecuadamente, evitas fraudes, malentendidos, desvíos de dinero, etc., y la contabilidad de la empresa será más eficaz, ya que se llevará un registro exhaustivo de la entrada y salida de dinero en tu empresa.

  6. Cuidando el equipo de cómputo asignado. Solicitando mantenimiento preventivo, no instalando software que puede ser dañino o de uso personal, solicitando el antivirus corporativo, limpiándolo y tratándolo con cuidado y en condiciones que no representen un riesgo de caída o sobrecalentamiento.

Y como colaborador, ¿Cómo me impacta la cultura del ahorro?

Seguramente alguna vez te dijeron que “el ahorro es progreso” y que “ahorrar no es solo guardar, sino saber gastar”. Lo que ambos refranes te enseñan es que ahorrar te ayuda a progresar y te permite afrontar situaciones de escasez en el futuro.

Cuando tienes dinero lo puedes emplear de tres maneras: Para poder invertir, previamente has debido ahorrar. Recuerda que el ahorro debe ser siempre el paso previo a una inversión. Sin ahorro no hay empresa, no hay crecimiento, no hay desarrollo. Día a día se atraviesa el camino del ahorro. Si uno tiene la voluntad de guardar siempre algo, más adelante estará preparado para salir airoso ante una eventual y posible emergencia.

  1. Te lo puedes consumir, como por ejemplo comprando pasajes para irte de viaje de vacaciones y así satisfaces una necesidad inmediata.

  2. Lo puedes ahorrar y guardarlo en un banco para cualquier necesidad futura.

  3. Lo puedes invertir, como por ejemplo comprando un auto para hacer taxi, lo que te permitirá generar más ingresos.

La mayoría de las personas destinan una gran proporción de sus ingresos personales al consumo de bienes y servicios, algo de dinero lo ahorran y eventualmente invierten en algún negocio. Por el contrario, en la cultura del ahorro lo que deberías destinar es poco dinero al consumo, ahorrar al máximo lo que puedes y, parte de ese ahorro, lo inviertes en algún nuevo negocio, en crecer el que ya tienes, en la compra de algun inmueble o bien cualquier otro producto de inversión que conozcas.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo